Publicado por Comisión de Medios UTP | 3 comentarios

Comunicado de la OCE Risaralda

Con la expulsión de los estudiantes de la Universidad Tecnológica de Pereira, se pretende silenciar las denuncias contra la degradación académica de la educación superior.



Pronunciamiento de la OCE RISARALDA. Pereira, Julio de 2009.


En la reciente decisión de las directivas de la Universidad Tecnológica de Pereira, hay evidentes intereses políticos.


Tras conocer el fallo, es bueno precisar que desde el mismo comienzo de este asunto se violó el derecho al debido proceso, con la manera arbitraria como fueron escogidos, a “dedo” entre una amplia multitud, los estudiantes vinculados a la investigación. Igual sucedió en el transcurso del pleito, el cual presenta múltiples vicios jurídicos como omitir la presencia de los sindicados en las diligencias en las que recibieron las declaraciones de los testigos, negando el derecho de los estudiantes acusados a contrainterrogar a quienes testificaban en su contra.


Algo similar ocurre con las declaraciones de funcionarios de la Universidad donde se observan contradicciones a la hora de cotejar sus versiones, dejando un manto de duda sobre la veracidad de ellas, lo cual debe resolverse en favor del acusado, teniendo en cuenta el principio de presunción de inocencia. En contraste, se omiten testimonios de empleados del servicio de seguridad de la universidad, quienes afirman haber visto a algunos de los estudiantes implicados procurando impedir que se cometieran desordenes. No es de menor importancia que la firma del fallo se diera sin la presencia del rector Luis Enrique Arango (principal impulsor del proceso), siendo proferido por el funcionario encargado de la rectoría, una semana antes de la fecha del mismo.


De tal manera que por los asuntos aquí expuestos y otros de mayor gravedad hallados en los expedientes de los procesos, está claro que el material probatorio no da para llegar a la conclusión que tomaron las directivas. El veredicto no se ciñe a las normas del derecho, por lo que se confirma una vez más lo que hace rato es un secreto a voces: la decisión de expulsar los estudiantes posee evidentes intereses políticos que pretenden dar escarmiento a quienes, a través de las vías democráticas, han denunciado la alcahueta política de privatización de la educación pública implementada por el rector de la UTP.


Es bien sabido que los estudiantes Fernando Viáfara Banguera y Pedro Fernando Cruz son miembros de la Organización Colombiana de Estudiantes, OCE, misma que siempre, en todo momento y lugar, guardando consecuencia con sus principios programáticos, ha expresado su oposición al uso de artefactos explosivos, manifestaciones violentas o la intimidación a la integridad de las personas. Por ende rechazamos enfáticamente la expulsión de los compañeros.


Por último, instamos a la comunidad en general a rechazar la manera absolutista como el rector de la UTP viene cercenando los espacios democráticos en la institución, acudiendo para ello a formulas normativas que ajustan y manipulan a su amaño. No es gratuito que sectores que han optado por respaldar las luchas estudiantiles mediante mecanismos civiles y democráticos, hayan sido condenados por acciones que rechazan. Lo que busca la dirección universitaria es disponer de un chivo expiatorio que sirva para opacar la cada vez más inocultable política uribista que conlleva la degradación de la educación superior en Colombia.

3 comentarios:

  1. Ahí están pintados ustedes ¿el interés de su lucha es individual? ... ¿salvemos a los pobrecitos de la OCE que fueron sancionados y los otros tres que se undan?

    Es increíble su falta de comprensión política.

    La lucha que debemos dar es por la democracia de toda la comunidad universitaria, no por salvarle el pellejo a sus dos compañeros sancionados.

    Jamás pensé que los compañeros de la OCE fueran tan sectarios.

    ResponderEliminar
  2. La manera como la universidad ha violado los derechos de los estudiantes es increible, mi apoyo a todos: Brigadas, OCE, Fun y demá, los admiro a todoss, y los apoyo con sus denuncias...

    ResponderEliminar
  3. Este es un material muy bien detallado, como abogado me parece increible que existiendo tantos vicios jurídicos como bien lo denominan aquí, este proceso siga adelante.
    Si la administración de una institución universitaria como es esta, se le pasaron todos estos detalles, lo que hay de fondo es que son unos funcionarios muy negligentes.
    Que tal el detalle de no contar con la presencia de los acusados mientras se interrogaba a los testigos; eso se aprende en cualquier seminario de derecho penal, no se requiere ni de ser abogado...
    ¡Es increible.

    CODA: Creo que no ayuda a los estudiantes los comentarios grotescos o que expresen opiniones personales tan airadas.

    POR: Julio Duarte,
    (es una humilde opinión)

    ResponderEliminar