Publicado por Comisión de Medios UTP | 2 comentarios

ENFRENTAR EL DESAFIO:

PONER FRENO A LA CRIMINALIZACIÓN DE LA LUCHA ESTUDIANTIL


Las acciones emprendidas por el rector de la UTP en contra del movimiento estudiantil solo pueden comprenderse en el marco de lo que es la cruzada contra el “terrorismo” lanzada por Bush desde el 2001 e implementada a rajatabla por el títere Uribe Vélez en Colombia. Tal cruzada tacha de terrorista a todo el que se niega a vivir resignadamente bajo las normas e imposiciones del gran capital imperialista: señalar a quien piense distinto, criminalizar al que levante la voz, encarcelar, desterrar o asesinar al que los enfrente, tal es su lógica. Bush se lanzó por el mundo declarando la guerra a pueblos enteros y en nombre de la democracia se alió, como siempre lo han hecho los yanquis, con criminales de la peor calaña: Musarraf en Pakistán, Abdullah Bin Abd al-Aziz en Arabia Saudita, Gyanendra en Nepal, Uribe en Colombia, y los declaró, con las manos manchadas con la sangre de sus pueblos: paladines de la democracia mundial y defensores del “mejor de los mundos posibles”.

El objetivo real de la “guerra contra el terrorismo” es asegurar la hegemonía económica y política del imperialismo yanqui, pero tras 7 años de guerras y agresiones, estos fascistas, con Bush a la cabeza, andan en serios aprietos y sólo han cultivado fracasos y odios por el mundo; hoy la promesa de victorias sin precedentes y el sueño de un “nuevo siglo americano” con pueblos dóciles esclavizados y sin contradictores es apenas una ilusión; a pesar de la debilidad con que los pueblos han enfrentado tal cruzada, las crisis y conflictos en el mundo confirman que el imperialismo es un tigre de papel: todos sus tanques, sus ejércitos y bombarderos no han podido doblegar ni la resistencia iraquí, ni la afgana, ni tampoco la del pueblo colombiano.

Esa ideología fascista, es la que encarna y promueve el régimen hambreador de Uribe Vélez y en ella ha venido formando a un séquito de comodines, defensores fanáticos de la economía de mercado, sirvientes de la banca imperialista y privatizadores a ultranza. Todos dicen defender la democracia y trabajar por el país, pero la democracia del poderoso es y será una desgracia para el pueblo, al que condenan a vivir en condiciones extremas de pobreza, y a los que se rebelan los acusan de terroristas.

Un claro ejemplo de cómo actúan y a quién sirven tales comodines es el rector Arango en la UTP, calificado como funcionario modelo del régimen por ser un abanderado en hacer de la universidad un negocio rentable, es y se comporta como una burda caricatura de Uribe, como un remedo del Führer. Desde la Casa de Nariño amenazan con militarizar las universidades, Arango corre a llamar al Esmad para que entre a la U. golpeando estudiantes, causando destrozos y arrollando lo que encuentran a su paso, sin que se le pase por la cabeza denunciarlos penalmente por “los graves daños causados”; según él y su amo, los vándalos son los estudiantes. Ahora que el régimen decretó la conmoción interior para impedir el levantamiento de masas que se está desatando en todo el país, Arango procede, cual perro de presa, a morder al estudiantado, escoge selectivamente activistas estudiantiles, les arma un proceso, los sanciona y los denuncia penalmente.

Pero lo que Arango, Uribe Vélez, Bush y toda esa pandilla no pueden desconocer ni ocultar es que el mundo es cada vez más un hervidero de contradicciones y que en Colombia están estallando de manera particular: p asando por encima de todas las amenazas y medidas represivas impuestas por el régimen, miles de personas están saltando a las calles en demanda de derechos y libertades, sacando a la luz la cruda realidad en que millones están viviendo: primero fue la marcha del hambre, luego el paro de los trabajadores judiciales y posteriormente, el justísimo paro de los corteros de caña, quienes principalmente son descendientes de esclavos y están condenados, en pleno siglo XXI, a trabajar bajo nuevas formas de esclavitud moderna.

A la par de estas luchas, los pueblos indígenas, que son de los más pobres entre los pobres del país, conmemoraron con movilizaciones y combativas tomas este 12 de octubre, día de luto en que recuerdan el inicio de la gran tragedia de los originarios de América, ellos luchan por un pedazo de sus propias tierras, las que hicieron productivas sus antepasados con el sudor y la labranza milenaria; estas tierras les fueron arrebatadas por los viejos y nuevos conquistadores, armados ayer con espadas y hoy con motosierras, tanques y helicópteros. El estudiantado en varias universidades viene movilizándose, hay paro estatal y la lista crece. Tras 200 años en el poder, las clases dominantes han demostrado ser incapaces de resolver los males que aquejan al país.

Tampoco pueden desconocer –Uribe y sus comodines- que el mundo los mira, quedando al desnudo, la manera descarada como criminalizan la lucha popular, violan el derecho a organizarse, a opinar o a protestar. Cuestionado el régimen a nivel internacional, investigado por su complicidad en hacer de Colombia un camposanto, con el TLC embolatado a pesar de los “servicios” prestados al amo yanqui. Queda claro que también en Colombia, el proyecto fascista que han querido levantar está en aprietos.

La sanción por 30 días a 10 estudiantes, es algo con pocos antecedentes en la historia de la UTP y nos trae a la memoria la expulsión de 22 dirigentes estudiantiles en las jornadas de paro de 1982 cuando se trató de impedir una oleada de recortes de derechos estudiantiles tales como el cierre del restaurante universitario y una importante alza de matriculas. Los pocos derechos que hoy se preservan se deben en gran medida al sacrificio y determinación de movimientos estudiantiles pasados, que como en el 82, se movilizaron y resistieron en defensa del derecho del pueblo a la educación.

Con la negativa arrogante de las directivas de la UTP a negociar el pliego de peticiones, con la sanción a nuestros compañeros, entre ellos varios negociadores designados por la Asamblea Estudiantil, han lanzado un gran desafío para nuestro movimiento; obligados a enfrentar con determinación el reto, tenemos que hacerles sentir y temer por las consecuencias de sus bravuconadas, también ellos tienen muchas cosas que perder. ESTA ES LA HORA DE LA LUCHA, pues sólo si luchamos tendremos la posibilidad de ganar.

Las bases estudiantiles tienen el deber político y la obligación moral de defender a sus líderes, necesitamos cerrar filas en defensa de nuestros compañeros y frenar, con la movilización y la resistencia, las medidas represivas que apuntan a descabezar al movimiento.

Los estudiantes tenemos que resistir esta oleada represiva y unir este movimiento a las demás luchas que está librando el pueblo, en Colombia y el mundo, tal unidad es garantía de triunfo. Quienes creen que de los asuntos de la universidad solo se deben entender los estudiantes, caen en el juego del régimen quien trata de aislarnos y de hacer ver como peligroso todo intento de unidad popular; los hijos de los obreros, campesinos, indígenas y clases medias debemos vestir la universidad de pueblo y defender el derecho, de los hijos del pueblo, a ingresar a las universidades estatales. Tenemos que ir a las masas y aclararles por qué luchamos, decirles que lo que quieren hacer es lo mismo que ya hicieron con la salud, que así como quebraron los hospitales y el ISS para entregárselos al capital privado, así quieren quebrar y vender colegios y universidades.

Todas las luchas populares que recorren el país, nos traen una fresca brisa de justicia y rebelión, demostrándose una vez más que la opresión engendra resistencia y que a pesar de que utilicen mil artimañas para callar al pueblo, sólo lo lograrán temporalmente, al final éste se levantará, tomará las calles y gritará hasta el cansancio: es justo rebelarse.


¡Con la lucha se conquistan libertades y derechos… con la lucha se defienden!

¡Ni sanciones, ni expulsiones, cerrar filas en defensa de los Sancionados!

¡Viva la unidad obrera, campesina, indígena, estudiantil y de todo el pueblo!

¡Detener el avance del fascismo en campos y ciudades, colegios y universidades!


JOVENES ANTIIMPERIALISTAS

Octubre de 2008

2 comentarios:

  1. No podemos dar un paso atrás en la lucha estudiantil, por el respeto a la educación digna, si bien el rector hoy desconoce la defensa de la Universidad pública, tras beneficiarse de ella, luchar por ella desde el MOIR, y hoy lucrarse de forma generosa para llevar el pan a su casa, la desconoce y de forma inconsecuente la traiciona haciendo uso de tácticas lesivas en contra de los estudiantes.
    No se puede aceptar su señalamiento a 10 compañeros que representan la voz de toda una comunidad que expresa su descontento con la administración actual, la cual no representa las necesidades de una universidad pública tal y como la conocieron ellos y la concibieron nuestros antepasados.
    Hoy más que nunca es el momento de revelarse ante tal autoritarismo, no es justo lo que hacen con la educación y tampoco es justo que (12000) doce mil estudiantes nos hagamos de la vista gorda para tales desproporciones, vemos como poco a poco las comunidades pobres de la región y del país no poseen los recursos suficientes para aproximarse a la educación superior, y nos someten a una cárcel oscura de ignorancia, en aras de una mano de obra barata y de baja calidad sin derecho a opinión y libre expresión.
    Desde tiempo atrás nuestro rector crea una universidad privada haciendo uso de la planta física para su propio beneficio (supuestamente creando empleo para educadores y formación para una población trabajadora que no ha tenido otras condiciones de educación), negociando nuestro aprendizaje de una lengua extranjera con el sector privado, haciendo inter-semestrales y poniendo precios poco asequibles, que en ocasiones paran en una cuenta bancario, otros en la caja de la universidad y otros en la secretaria de una decanatura, elaborando edificios con costos exagerados en una terreno que se hunde y alegando que la universidad está en crisis y que su solución es aumentar la matricula, tal parece que la utiliza como caja menor, o como sus regalías de retiro, la pregunta es que está administrando y para qué.
    Hoy debemos unirnos como nunca, todos los estudiantes, padres de familia, profesores (de planta, transitorios y demás) y administrativos, libres de criterio y de pensamiento y desde el discurso racional sentar bases y precedentes firmes, llevar la lucha estudiantil hasta que esta sea digna tanto para los alumnos como para los profesores.
    El paro debe continuar, y sin temores a cancelación de semestre. La universidad ha vivido con él como representante paros que han durado 1, 2 y mas meses, cancelarlo demostraría su incapacidad de dialogo, su falta de liderazgo y de representación, a lo mejor si eso fuera lo que ocurriese lograríamos un futuro más prometedor para nuestra sociedad, un nuevo semestre con gente ilusionada en una formación con bases firmes, críticos de la situación política que no podemos negar y que toca las aulas de clase y la administración, empleos dignos para los profesores y para los futuros trabajadores que seremos en un país que el actual gobierno manipula a su antojo
    Nuestro actual rector nunca dio un paso atrás en la defensa universitaria y tampoco se amedrento por señalamientos, sus procedimientos quienes los conocen fueron y siguen siendo mucho más beligerantes que los del actual movimiento estudiantil y haciendo uso de su ejemplo vivo, debemos luchar con más empeño, incluso hasta la revocatoria misma del consejo superior y la de el mismo.
    No olvidemos señores que el actual pliego está incompleto, que aún faltan los congelamientos a la matricula, la entrega de la jornada especial a la universidad pública, el nombramiento de profesores de planta, la recuperación de docentes que hoy salen al exterior a ofrecer su fuerza de trabajo y conocimiento, cuando el rector la desconoce, la investigación, el equipamiento de laboratorios que nos dejan atrás en tecnología, y demás cosas que poco a poco se han quedado en el olvido, nuestro pliego es una pequeña suplica, por qué tanto rogar?.

    ResponderEliminar
  2. No podemos dar un paso atrás en la lucha estudiantil, por el respeto a la educación digna, si bien el rector hoy desconoce la defensa de la Universidad pública, tras beneficiarse de ella, luchar por ella desde el MOIR, y hoy lucrarse de forma generosa para llevar el pan a su casa, la desconoce y de forma inconsecuente la traiciona haciendo uso de tácticas lesivas en contra de los estudiantes.
    No se puede aceptar su señalamiento a 10 compañeros que representan la voz de toda una comunidad que expresa su descontento con la administración actual, la cual no representa las necesidades de una universidad pública tal y como la conocieron ellos y la concibieron nuestros antepasados.
    Hoy más que nunca es el momento de revelarse ante tal autoritarismo, no es justo lo que hacen con la educación y tampoco es justo que (12000) doce mil estudiantes nos hagamos de la vista gorda para tales desproporciones, vemos como poco a poco las comunidades pobres de la región y del país no poseen los recursos suficientes para aproximarse a la educación superior, y nos someten a una cárcel oscura de ignorancia, en aras de una mano de obra barata y de baja calidad sin derecho a opinión y libre expresión.
    Desde tiempo atrás nuestro rector crea una universidad privada haciendo uso de la planta física para su propio beneficio (supuestamente creando empleo para educadores y formación para una población trabajadora que no ha tenido otras condiciones de educación), negociando nuestro aprendizaje de una lengua extranjera con el sector privado, haciendo inter-semestrales y poniendo precios poco asequibles, que en ocasiones paran en una cuenta bancario, otros en la caja de la universidad y otros en la secretaria de una decanatura, elaborando edificios con costos exagerados en una terreno que se hunde y alegando que la universidad está en crisis y que su solución es aumentar la matricula, tal parece que la utiliza como caja menor, o como sus regalías de retiro, la pregunta es que está administrando y para qué.
    Hoy debemos unirnos como nunca, todos los estudiantes, padres de familia, profesores (de planta, transitorios y demás) y administrativos, libres de criterio y de pensamiento y desde el discurso racional sentar bases y precedentes firmes, llevar la lucha estudiantil hasta que esta sea digna tanto para los alumnos como para los profesores.
    El paro debe continuar, y sin temores a cancelación de semestre. La universidad ha vivido con él como representante paros que han durado 1, 2 y mas meses, cancelarlo demostraría su incapacidad de dialogo, su falta de liderazgo y de representación, a lo mejor si eso fuera lo que ocurriese lograríamos un futuro más prometedor para nuestra sociedad, un nuevo semestre con gente ilusionada en una formación con bases firmes, críticos de la situación política que no podemos negar y que toca las aulas de clase y la administración, empleos dignos para los profesores y para los futuros trabajadores que seremos en un país que el actual gobierno manipula a su antojo
    Nuestro actual rector nunca dio un paso atrás en la defensa universitaria y tampoco se amedrento por señalamientos, sus procedimientos quienes los conocen fueron y siguen siendo mucho más beligerantes que los del actual movimiento estudiantil y haciendo uso de su ejemplo vivo, debemos luchar con más empeño, incluso hasta la revocatoria misma del consejo superior y la de el mismo.
    No olvidemos señores que el actual pliego está incompleto, que aún faltan los congelamientos a la matricula, la entrega de la jornada especial a la universidad pública, el nombramiento de profesores de planta, la recuperación de docentes que hoy salen al exterior a ofrecer su fuerza de trabajo y conocimiento, cuando el rector la desconoce, la investigación, el equipamiento de laboratorios que nos dejan atrás en tecnología, y demás cosas que poco a poco se han quedado en el olvido, nuestro pliego es una pequeña suplica, por qué tanto rogar?.

    ResponderEliminar