Publicado por Comisión de Medios UTP | 1 comentarios

DENUNCIA DE AMENAZAS CONTRA LA UTP

Pereira, junio 1 de 2009

DENUNCIA PÚBLICA

La Mesa de Organizaciones Sociales en defensa de los Derechos Humanos del Risaralda denuncia ante la opinión pública nacional las amenazas que cursan contra la población risaraldense y en especial contra la comunidad educativa de la Universidad Tecnológica de Pereira.

Informamos que el día 2 de marzo del 2009, en reunión sostenida por la Mesa de Organizaciones Sociales con los altos mandos de la Policía Nacional, seccional Risaralda, se denunciaron la cantidad de amenazas existentes y se solicitó que se realizaran las investigaciones correspondientes. Hasta el momento no ha habido respuesta positiva y asertiva por parte de las autoridades; solo se observa un silencio que puede calificarse como cómplice, dadas circunstancias como los falsos positivos y la criminalización de la protesta social, pues los enemigos de la tranquilidad y la paz ciudadana continúan intimidando, amenazando y asesinando a nuestros más queridos activistas y dirigentes populares, como es el caso de lo ocurrido con los líderes de las Juntas de Acción Comunal en el Departamento del Risaralda.

Inicialmente, surgieron amenazas por parte de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), las cuales fueron proferidas en el eje cafetero, norte del Valle del Cauca, y en todo el país en general. Posteriormente, salieron a la luz pública nuevas amenazas de grupos emergentes de las AUC como las Águilas Negras Región Eje Cafetero y Ogdis, quienes incluso han usado medios como Blogs y páginas Web, para amenazar, entre otras personas, a los estudiantes de la Universidad Tecnológica de Pereira, lo cual fue denunciado públicamente el pasado lunes 25 de mayo del 2009 en medios masivos de comunicación como RCN, Caracol y el periódico El Espectador, entre otros.

Asimismo, el pasado 8 de mayo del año en curso fue publicado en el Diario del Otún, periódico de circulación local en Risaralda, un artículo de prensa denunciando la existencia de un panfleto en el cual un grupo que se hace llamar Ogdis, anunció el inicio de un proceso de “limpieza social” en la UTP contra vendedores y consumidores de drogas, prostitutas, homosexuales y estudiantes revolucionarios. Dicho panfleto contiene una estructura similar a las amenazas de limpieza social que recientemente han circulado por todo el país, los cuales se han materializado en el asesinato de varios ciudadanos colombianos. En este nuevo panfleto se les prohíbe a los estudiantes su libre circulación por algunos bloques o Facultades de la Universidad, rayar las paredes, vincular personas a las organizaciones estudiantiles, hacer entrega de panfletos de izquierda, entre otros; también anuncian que la limpieza durará algunos meses y que ya tienen una “lista de barrido inicial”.

Los autores de esta amenaza dicen no tener forma de distribuirlo entre la comunidad universitaria y por ello descaradamente solicitan que los mismos universitarios lo fotocopien y den a conocer entre compañeros y amigos. Por ello, a pesar de que dicho panfleto no ha circulado masivamente entre la comunidad universitaria, consideramos que no es motivo suficiente para creer que se trate de un apócrifo o una broma de mal gusto; por el contrario, creemos que se trata de un tema delicado que necesita toda la atención e intervención posible, máxime cuando se aproxima el período de vacaciones, lo cual aumenta el nivel de vulnerabilidad de la comunidad universitaria.

De otro lado, también denunciamos que en uno de los últimos consejos de seguridad realizados en Risaralda en el mes de abril, se aprobó el ingreso al campus universitario por parte de la policía y diferentes organismos de seguridad del Estado, camuflándose de civil, con el beneplácito de la Administración a cargo del Rector Luis Enrique Arango Jiménez, para espiar y hacerle seguimientos a los integrantes del movimiento estudiantil y de las organizaciones sindicales que se encuentran al interior de la Universidad, violando la autonomía universitaria, la libertad de expresión y el derecho a la movilización y la protesta.

Dicha situación, sumada a la permisividad del Rector, a quien pareciera no molestarle que semestralmente “desmovilizados” de las Autodefensas se matriculen en los diferentes Programas Académicos que ofrece la Universidad, sin hacer la más mínima consideración del riesgo al cual enfrenta la comunidad universitaria y sin tener en cuenta el alto porcentaje de reincidencia de quienes se “desmovilizan”, hace que empeore mucho más el panorama para la Universidad Tecnológica de Pereira.

No entendemos como el Rector de la UTP criminaliza la protesta y la lucha social que reivindica los derechos estudiantiles, mientras que al mismo tiempo, aprueba la matrícula de paramilitares reinsertados en la Universidad, negándole la oportunidad de cupo a la gente pobre que no ha cometido delitos, aumenta la cantidad de cámaras de “seguridad” –que no sirven para alertar a tiempo a las autoridades en caso de robos o acciones delincuenciales, pero sí facilitan la persecución contra el movimiento universitario-, y permite además, la presencia de policías camuflados de estudiantes, militarizando con ello la vida estudiantil.

Por todo lo anterior, presentamos a las autoridades locales y a la Rectoría de la UTP las siguientes respetuosas, pero enérgicas exigencias:

  1. No permitir la matrícula de más desmovilizados de las AUC a la Universidad y hacerle control y seguimiento a los que ya se encuentran matriculados.
  2. Permitir que los conflictos universitarios se solucionen entre universitarios y por lo tanto, impedir la infiltración de policías de civil entre la comunidad universitaria.
  3. De acuerdo a la recomendación hecha el pasado 14 de marzo por el Defensor del Pueblo: Vólmar Pérez a las directivas universitarias del país, crear una Mesa de Prevención Humanitaria en la UTP, que vincule, entre otros, a los sindicatos que hacen presencia en la Universidad y al Comité Estudiantil de Derechos Humanos.
  4. Encaminar acciones que protejan la vida de la comunidad universitaria sin militarizar el campus.

Así pues, la Mesa de Organizaciones Sociales del Risaralda considera de vital importancia velar por una Universidad que conserve su esencia, una universidad en la cual prime la autonomía universitaria y a través de ella, se respete la libertad de cátedra, el debate de las ideas, la libre expresión, el derecho a disentir y oponerse, a movilizarse pacíficamente y protestar, una universidad tolerante que respete la diferencia.

Hacemos un llamado a no dejarnos intimidar, a no silenciar nuestras voces, ni mucho menos abandonar a las organizaciones sociales, estudiantiles, comunitarias y sindicales.

¡Es la hora de conformar un bloque de unidad de acción popular, de solidaridad en defensa al derecho a la vida, a la organización y a la sana convivencia, recordando que es más la gente buena que el accionar lesivo de la gente mala!

MESA DE ORGANIZACIONES SOCIALES EN DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS DEL RISARALDA

1 comentario:

  1. La Comisión de Medios se permite hacer la transcripción de Un correo enviado el 12 de junio por parte de la ACEU, Universidad de Antioquia:

    "Qué curioso que el cuerpo de este panfleto sea igual a los de limpieza social que empezaron a circular en medellín días antes de la asamblea del BID, incluido el "Ogdis"...

    Como para tener en cuenta..."

    ResponderEliminar