Publicado por Comisión de Medios UTP | 3 comentarios

Comunicado de KLAN - DESTINOS

COMANDO ESTUDIANTIL KLAN-DESTINOS “Jaime Bateman Cayón”


Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.Con indignación y rabia recibimos la dolorosa noticia de la expulsión de cinco compañeros del movimiento estudiantil. Ante este lamentable acontecimiento nuestra organización da su más firme apoyo a estos luchadores del pueblo que hoy pagan un alto precio por alzar su voz de protesta frente a este régimen tirano. La expulsión de nuestros compañeros representa un acto cobarde de luís enrique y su séquito de lacayos, quienes no pudieron demostrar en el “proceso de seguimiento” a estos estudiantes ninguna responsabilidad en los sucesos “violentos” de los días 9 y 10 de octubre del segundo semestre del 2008; y que sin embargo, hoy hunden sus cuchillos sanguinarios contra el movimiento estudiantil.

Nada diferente podíamos esperar de un hombrecillo como Luís Enrique Arango, quien a pesar de ser en su juventud un “rebelde” (eso dice él), hoy traiciona a su propio pueblo. Resulta francamente una bajeza vender los ideales revolucionarios de un pueblo hambriento y explotado por las cómodas migajas que la burguesía ofrece a todo el que se atreve a traicionar la causa popular. A “Kike” no le importa expulsar a cinco estudiantes, ni posar en una foto con Álvaro Uribe, así sepa que éste último es responsable de matar a “machete limpio” y pasarle la motosierra a miles de campesinos; lo único que le interesa es seguir engordando su bolsillo, pero también, y que no se le olvide, pudriendo su alma.

Las razones que esgrime la rectoría para expulsar a nuestros compañeros son verdaderamente irrisorias. Los acusan de ser los responsables de los famosos hechos de los días 9 y 10 de octubre del 2008, cuando dichos actos fueron realizados por cientos de estudiantes rebeldes y furiosos que, ante el incumplimiento de la rectoría en la negociación del pliego , decidieron ejercer el justo derecho a la protesta. Luis Enrique y sus perros falderos dicen que los estudiantes revolucionarios somos “bandoleros”, “delincuentes”, culpables de los males de la UTP; los causantes de que su bello paraíso de corrupción se vea amenazado. Pero si analizamos la historia de violencia en la UTP y de Colombia en general, nos daremos cuenta de que la culpa no es de unos cuantos “agitadores” enemigos del orden, sino de los propios opresores, explotadores y corruptos que, como Luis Enrique, siempre han intentado esconder las verdaderas causas de nuestra justa lucha. Para nosotros es imposible plantear una defensa de nuestros compañeros sin tocar franca y descarnadamente la problemática de la UTP, sin denunciar las verdaderas causas y señalar a los auténticos responsables.

Quienes hoy adulteran la historia aduciendo defender “la paz y la armonía” en la UTP, son los herederos directos y continuadores de los más comprometidos representantes de la barbarie, el atraso y el oscurantismo de la negra época de la dominación española, de las masacres bananeras y del Frente Nacional; y como los tiranos de aquellas épocas, hoy también lanzan las mismas acusaciones, por los mismos “delitos”, por los mismos “defensores” de la “institucionalidad” contra los luchadores del pueblo… Diferentes verdugos y diferentes víctimas, pero por las mismas causas, por los mismos objetivos y con los mismos métodos de represión brutal en desarrollo de su política corrupta de terror y sangre.

Sin embargo, éstos asesinos, responsables de miles de masacres y crímenes contra el pueblo permanecen en el poder. No han sido juzgados por el pueblo, ni llevados a consejos de guerra por sus crímenes contra las personas más pobres e indefensas. Los Lleras, los López, los Ospina, los Uribe, los LUIS ENRIQUES siguen disfrutando de mucho capital, de dinero que chorrea sangre del pueblo. Estos sinvergüenzas siguen disfrutando de sus privilegios de clase dominante y continúan disponiendo del destino de los revolucionarios(as), hoy reflejado en la injusta expulsión de cinco de ellos(as).

Es cierto que no ha sido la UTP un rincón dulce y pacífico, pero no han sido los estudiantes quienes han provocado tal situación. Lo que pasa, como siempre en Colombia, es que después de cada lucha popular, vienen las persecuciones para condenar a las propias víctimas, es decir, al pueblo… Así sucedió también con los trabajadores bananeros que por reclamar un aumento del salario fueron asesinados por las multinacionales gringas; ese mismo destino corrieron los obreros petroleros de Santander… y esta misma situación se repite a diario cuando detienen a centenares de campesinos en las zonas de recuperación de tierras y son asesinados o encarcelados. Así es este narco-gobierno, le quita el pan al pueblo y cuando éste reclama lo acribilla a tiros, o lo taza a machete como si fuese un pedazo de carne. Sí compañeros, el actual régimen es oprobioso y sus representantes en la UTP son de la misma calaña. Decretan acuerdos anti-democráticos como el 06 y luego echan a patadas de la universidad a quienes se oponen a éstas injustas reformas. Éstos bandidos hacen lo que se les viene en gana con nuestra universidad (suben el precio del semestre de forma desmesurada; ponen carreras privadas, incluso ya, en jornada diurna, pues las nocturnas no son un misterio; utilizan los mejores equipos de los laboratorios para servirle a empresas, pero a los estudiantes no se los dejan ni oler) y luego expulsan como si fuesen los peores “ampones” a los estudiantes que sueñan con una universidad realmente al servicio del pueblo.

El régimen fascista con el mote de “agitador” o “terrorista” pretende acallar la voz del pueblo; pero que equivocados están si creen que lo van a lograr. La expulsión de nuestros compañeros no representa el final de la lucha en la UTP. El dolor y rabia que hoy sentimos debe convertirse en la fuerza y el coraje que necesitamos para hacerle frente a la rectoría. Estamos convencidos de que aún no hemos perdido, todavía podemos reintegrar a los compañeros; pero para eso, es necesario la combatividad del estudiantado. Sabemos ya que por las vías legales no vamos a obtener nada, pues, en esta contienda ni siquiera nuestros compañeros pueden apelar de decisión de la rectoría, ya que ésta es la acusadora, pero al mismo tiempo, la instancia máxima en el proceso, como quien dice: son juez y verdugo al mismo tiempo. ¿Se puede esperar alguna ayuda del tirano? Imposible.

Esta afrenta a nuestros compañeros, y la falta de garantías democráticas en su proceso son una clara muestra de que los caminos de la oficialidad están cerrados definitivamente en la UTP. De tal manera, que la única forma de traer a nuestros compañeros a los claustros es a través de la movilización masiva y beligerante de los estudiantes. No descansaremos hasta que los compañeros retornen nuevamente a la UTP; y si para ello tenemos que dar una pelea como nunca se ha visto en la UTP, lo haremos con toda la alegría que nos caracteriza a los revolucionarios. La lucha no será un cortejo fúnebre ni mucho menos, será una fiesta donde los estudiantes de la UTP, que son hijos del pueblo indudablemente, hagan retumbar con sonidos estridentes las paredes de la UTP. El compromiso de los estudiantes rebeldes se encamina hoy a reintegrar a nuestros compañeros y a seguir luchando por una sociedad verdaderamente justa, donde la gente no se muera de hambre en las calles, ni en las puertas de los hospitales porque no tienen un carnet de alguna EPS. Pelearemos hasta la muerte por una sociedad sin clases, sin la oprobiosa enajenación de un obrero por un salario miserable, sin explotados ni explotadores. Haremos hasta lo imposible por construir ese nuevo mundo, muy diferente al que existe hoy.

El llamado a la comunidad universitaria es a luchar ardua y VERDADERAMENTE para conseguir nuestros justos y nobles objetivos. Creemos que si hubiésemos enfrentado REALMENTE a la rectoría el semestre pasado nada de esto estuviera sucediendo. Es hora de dejar de lado el miedo, la creencia errada en los mecanismos pseudo-democráticos que la rectoría se inventa para burlarse de nosotros y los intereses pequeño-burgueses de muchos dirigentes estudiantiles. Luis Enrique y sus lacayos han demostrado siempre un miedo terrible a la VERDADERA LUCHA; hagamos entonces que el único lugar donde se puedan esconder sea en la copa de los árboles… claro que incluso hasta allá llegará la justicia del pueblo… umm, tal vez en la forma de la bella PIEDRA durmiente.

¡La justicia del pueblo puede tardar pero siempre llega!

¡Exigimos el reintegro inmediato de nuestros compañeros!

¡Por la clase popular… vencer o morir!

¡Con los campesinos, con los obreros, con las negritudes, con los indígenas, con los homosexuales, con las feministas, con los desplazados, con los ambientalistas, con los defensores de los derechos de los animales, con los habitantes de la calle, con los hombres, con las mujeres, con los ancianos, con los niños… CON EL PUEBLO AL PODER!

COMANDO ESTUDIANTIL KLAN-DESTINOS “Jaime Bateman Cayón”

Desde algún lugar de las aulas de la UTP

Agosto de 2009.

3 comentarios:

  1. asi se habla, carajo!!! bravooo!!!

    ResponderEliminar
  2. No que cosa más horrible, de esta manera no lograremos defender a nadie, esto está cargado de errores, son este tipo de cosas las que hunden al movimiento estudiantil, un lenguaje grotesco, lumpenisado, con pesar lo digo, muy mediocre.
    Esto no es de gente democrática, ni de grandes líderes estudiantiles, que es eso, respeto la opinión pero critico la vulgar manera como lo exponen. con amigos asi para que enemigos.
    Unos tratando de sacar el agua del barco y otros hundiendolo...
    Quienes se creen los representantes de Jaime, los hijos. insultan todo ustedes...muy mal, muy mal.

    Casadores de visceras... de razón se encapuchan en las asambleas,son estos tipos de cosas las que nos marginan a muchos de esos espacios, sabemos que aquí todo está muy mal, que el rector es de los peores del país, pero no veo en que se diferencian estos comentarios de los de personajes como Santos o gentes de est tipo.

    ResponderEliminar
  3. a defender la democracia estudiantil.
    adelante compañeros que vamos a demostrarles que con la lucha si se conquistan libertades y derechos.

    ResponderEliminar