Publicado por Comisión de Medios UTP | 3 comentarios

Comunicado de un estudiante de la UTP

Si quieren denunciar algo denuncien que:

- Un oficial de la policía disparó su arma de fuego contra un encapuchado

- Varios agentes del ESMAD intentaron abusar de unas compañeras en los baños del H

- Que las asambleas se han transformado en una charlatanería y por eso ya no hay información pertinente a los estudiantes para que estén preparados

Aquí les anexo un testo que saqué del siguiente blog "http://guillermogaertner.blogspot.com/2008_05_11_archive.html" para que por favor lo tomen en cuenta:


ESTETICA DE LA CAPUCHA

LA IDENTIDAD DE LOS ENCAPUCHADOS



PARA ENTENDER Y ENTENDERNOS EN EL CONFLICTO

El termino "encapuchado" tiene una carga estigmatizadora evidente y como tal es pronunciado y aceptado por la masa de opinión. Son unos cuantos "encapuchados"! y así se deslegitimiza cualquier protesta.

Los lanzadores del boomerang, de la estigmatización simplemente terminan fortaleciendo las condiciones que dan lugar a esas expresiones de violencia. Mas inteligente resultaria reconocer la fuerza, la potencia humana que se expresa en esa forma encapuchada pero ostensible y nada se logra con desconocerla.

Hace algunos meses encontré un texto cuyo contenido apropio y reproduzco aquí y ahora para invitar a reconocer esa fuerza que se viene manifestando en la Universidad, establecer formas inteligentes de comunicación, y hacer eso si de verdad, del campo universitario un sitio de encuentro para construir condiciones humanas de convivencia y seguridad.

"El enfrentamiento con la policía es, a juzgar de muchos, un acto violento que no tiene razón de ser. Para el encapuchado, sin embargo, tiene una connotación bastante distinta en lo que respecta al fondo del asunto. En un trabajo realizado para la cátedra de Psicología Social de los Grupos Humanos*, de la carrera de Psicología de nuestra Universidad, cinco estudiantes tratan a fondo el tema de la identidad de los jóvenes encapuchados. Fuera del análisis psicológico propio del trabajo, algo interesante es que rescata la visión de los encapuchados respecto a su accionar, contada por ellos mismos.


Sin existir una visión común entre los distintos grupos que realizan la llamada «acción», la mayoría de los entrevistados coincide en varios aspectos. Uno de ellos es el significado que se le da a encapucharse, que sólo se asocia con una idea de seguridad: los «pacos» no pueden reconocerte en la acción, y tienen los aparatos para hacerlo. De hecho quienes han asistido a manifestaciones, incluso pacíficas, pueden constatar que los carabineros cuentan con cámaras que manejan desde los carros policiales.


Otro aspecto tiene que ver con lo hermético de los grupos que participan de estos actos. Todos reconocen que una «salida» contempla ciertos grados de planificación y evaluación, en la que se consideran, entre otros, los escenarios político y estudiantil. Además, la acción misma debe considerar un trabajo de conocimiento de las vías de escape, quien prestará atención médica, quien se encargará de los cocteles (molotovs, miguelitos, piedras, bombas de ácido, etc.). Por ello la necesidad de contar con compañeros confiables y evitar la infiltración de delatores que puedan hacer fallar cualquier «salida» y en consecuencia expongan a sus protagonistas, los encapuchados, a las sanciones legales que buscan evitar con la capucha. El hermetismo de los grupos se transforma en una necesidad. Quizá lo que cruza con mayor fuerza a estos grupos (los organizados) es la convicción profunda de que lo que hacen es para el bien de la sociedad. Para ellos la violencia se asume como un medio, no como el fin. Un medio de lucha contra las desigualdades sociales. Consideran la violencia como indispensable para provocar los cambios necesarios que conduzcan a una sociedad más justa desde sus perspectivas. En este mismo tema, la ideología que cruza a algunos de los encapuchados está relacionada con los movimientos de izquierda. Algunos tienen una postura Marxista-Leninista, y reconocen que en ella se afirma que no se puede provocar cambios que buscan sin el uso de la violencia.

Para otros la violencia es incluso más que eso, es la expresión de un descontento con el sistema, que a veces no se puede encasillar en una postura ideológica. Algunos de los entrevistados evitan que se les estigmatice con la palabra «encapuchado». Todos los entrevistados son o fueron estudiantes y no se consideran como encapuchados. Después de la «acción» ellos pasan nuevamente a ser parte del mundo en que viven, son estudiantes, pobladores o trabajadores, prefieren ser reconocidos como lo que son y no por lo que hacen cuando protestan.


Es de esperar que, cuando se hable de los encapuchados, exista un cuestionamiento más allá de los hechos, pasar a las motivaciones y analizar críticamente si es verdad que se han agotado todos los caminos, pues a veces muchos de nosotros desconocemos la realidad de quienes optan por tal o cual decisión."

Lo transcrito me parece lo baje hace ya varios meses de uno de tantos documentos que sobre estos temas se encuentran en el portal: http://www.joveneslac.org/portal/modules.php?op=modload&name=PagEd&file=index&topic_id=4&page_id=124

3 comentarios:

  1. La capucha va mucho pero mucho más allá del acto meramente físico, es una relación simbólica entre lo que significa cubrirse el rostro, y el porque se hace. La violencia dequi en es parte de estás manifestaciones no se basa en la supresión del otro sino más bien en la radicalidad de la expresión humana. El tropel no es un enfrentamiento solamente, es un performance en el que se pone de manifiesto una inconformidad social, el estar ahí haciéndolo es el resultado es una consecuencia de la formación académica, política y social de quien lo asume, no es estar allí por estar. Son tantos los factores intangibles que intervienen en el encapucharse que entenderlo desde afuera es atrevido e imposible.
    Muy buen articulo Gracias!

    ResponderEliminar
  2. La capucha es como el condón: uno se la pone para protegerse. Sin embargo,así como uno no se pone el condón simplemente para sentirse bien ni sale a la calle con un condón puesto, tampoco debe ponerse la capucha porque se siente rico o porque sí.

    Utilizar la capucha, como ponerse un condón, debe perseguir un objetivo claro.

    Si el tropel no tiene objetivo político, usar la capucha es solo cuestión de adrenalina.

    ResponderEliminar
  3. la capucha nos sirve para proteccion nuestra..... los pacos y la bota militar ha entrado en siertas universidades para tenernos vigilados...si no la usasemos seriamos ya una lapida mas... ya que el que piensa diferente es un criminal

    ResponderEliminar