Publicado por Comisión de Medios UTP | 3 comentarios

Asistimos al entierro a los 50


Había que vivirlo: sentamos un voto de protesta contra el TONTODROMO que montó la UTP en sus 50 años, estudiantes de arriba hacia abajo embriagados de una indiferencia total, parecían presos que medían sus pasos de un lado a otro, una pasarela de fashion y saluditos. Una división localista. La universidad en sus 50 años no estuvo con el pueblo, ya no es del pueblo, se enclaustró como buen claustro educativo para que sus aplicados estudiantes gravitaran de allí para allá, buscando apareamientos furtivos o una pista musical y artística que los identificara y les diera sitio en sus inmundas butacas sociales y académicas, ignorando que su universidad ya no es pública y no solo porque existen más programas Privados que públicos como lo señaló algún movimiento estudiantil sino por los altos costos de lo supuestamente público.

No sé explica como grupos artísticos se prestan para esta burla, no se denigra su calidad, ni lo excelente de sus toques, bailes o estilismo pero ninguno dijo la verdad, ninguno señaló al rector como autócrata y privatizador, ninguno culturizó a sus asistentes, ninguno gritó verdades de golpe sobre la injusticia, la dignidad, las masacres del país, el desplazamiento forzado, el asesinato de campesinos, líderes comunitarios, estudiantes e INDIGENAS, la minería a cielo abierto, el robo del agua, la privatización de nuestros páramos, el turismo de consumo que es una nueva forma de conquistar y esclavizar, el para-narcotráfico que manipula los expendios de droga de la universidad, aunque algunos lanzaron unas arengas pálidas, sin fuerza, miedosas, más por moda, pues importaba más su vedetismo, su cuarto de hora de fama, su esnobismo.

Muchas veces aquellos estudiantes aplicados, artistas o asistentes, se oyen gritar: No a la Guerra, abajo la injustica y luego se ven de saco y corbata, bien aliñados, sin su peinados raros, dispuestos a trabajarle a burócratas, corporaciones y explotadores o se pueden apreciar comprando una dosis en expendios de paramilitares y bandas criminales, que poca consecuencia con su discurso, se debería consumir lo que se cultiva y no hacer el ridículo en tarimas, calles o pasillos lanzado voces inconsecuentes. La UTP que andaba de la mano con el pueblo ya no existe y sus disciplinados estudiantes la circundan al mejor estilo de los tontodromos digitales, comerciales, consumistas… el rector les dio confort y ahora tienen miedo de perderlo por eso agachan la cabeza y miden sus pasos en silencio, sin voz de protesta, sin puño en alto, sin estallidos que muevan la conciencia, apuñados en creencias urbanas que solo los divide para vencerlos, no se dan cuenta que son uno y todo, que una fuerza superior los divide y se mofa de ellos vendiendo artículos que los caracterice, olvidaron que la lucha se da sin miramientos, sin protagonismos, sin preferencias o clasismos, se da por el pueblo y todo su ser, no sólo por un derecho a la educación –valga decirlo, estudia quien tiene dinero: es negocio- se da porque sigue la injusticia y la burla, se da porque es necesaria, pero parece que se los olvidó luchar, son babas de dios, para qué peinados raros o vestidos extraños si no se tiene esencia, no hay diferencia, están sumergidos, atrapados en los tentáculos de La Cosa, tomándose foticos al lado de las multitudes mansas, posando con botellas de licor o baretos que engrosan genocidios…

Mientras el tontodromo seguía su curso el Consejo Estatal de Rectores se reunía para reflexionar sobre cómo poner a su favor –y privatizar aun más- la reforma a la Ley 30 de 1992 (Ley de educación superior) y todos impávidos fuimos cómplices de un golpe del que pronto se sabrá, de un golpe que nos dirá que los planes de estudio para las universidades los proponen las corporaciones y el BID para que los egresados les sirvan fielmente y continúe siendo un siervo sin tierra.

No tengo derecho a decir más, no se invita a nada, para qué, ojalá, ojalá se vieran así de muchos en la lucha, unidos de verdad. Felicitaciones UTP, con bombos y platillos festejamos tu muerte a los 50.


DESPARCHADOS SANTA ROSA

3 comentarios:

  1. Bueno, entonces, pongámonos a trabajar y no a solo criticar. Haga propuestas TÉCNICAS, viables, y no nos quedemos en palabras y descalificaciones.


    A Luis Enrique lo reconozco como lider visionario y hay muchas cosas buenas gracias a él.

    ResponderEliminar
  2. Parece una radiodrafía de lo vivido ese día, lo que más lamento es que los artistas que son finalmente los que pueden hacer resistencia sin violencia, ahora sólo hagan parte de los manipulados por el sistema, de los vedette de la UTP, igual que el 90% de los estudiantes; un entierro muy joven, en el que todos, estudiantes, administrativos, docentes y visitiantes ayudamos a acelerar

    ResponderEliminar
  3. Parece una radiografía de lo vivido el 1 de marzo, los artistas que son los que finalmente pueden ahcer resistencia sin violencia se dejaron absorver por el sistema y por el vedettismo. Una muerte joven, muerte que estudiantes, administrativos, docentes y visitantes ayudamos a acelerar... Descanse en Paz UTP

    ResponderEliminar